Atador asturiano asentado en un lugar entre el mar y la montaña, en medio de ninguna parte

En la última década del Siglo XX me vi atraído por la belleza que desprendían aquellas fotografías de japonesas atadas y torturadas que aparecían en internet cuando buscaba pornografía BDSM

Al poco supe que aquello se llamaba shibari, y empecé a practicar y aprender cosas por mi cuenta. Por una afortunada apuesta, que perdí, pronto me vi asistiendo a talleres y encuentros

Habitualmente resido en una pequeña ciudad periférica, alejado de las grandes urbes y, por tanto, apartado de los tradicionales centros de actividad kink, con lo que inicié mi aprendizaje de las técnicas del shibari de forma autodidacta. Apoyándome, sobre todo, en los libros de Midori

Pronto vendrían los primeros talleres con Alfil, quien me mostró lo maravilloso que puede ser el shibari y guió con paciencia mis primeros pasos. Un taller de fin de semana con Esinem en Madrid sirvió para darme cuenta de lo mucho que tenia que aprender aún

Fue por esa época cuando conocí a Kurt, y acabé asistiendo al taller con Osada Steve en Barcelona. Un verdadero punto de inflexión. Osada Steve sensei me hizo ver la complejidad y profundidad del "arte erótico del bondage japones". Varios talleres y clases con DesperTNT me sirvieron para aclarar las ideas y fijar algunas técnicas

Mark Yu y su peculiar método me enseñaron a gestionar la energía y me permitieron llevar mi gusto por el SM hasta las elaboradas figuras. Yukinaga Max (y Tina) y sus enseñanzas continuaron la línea abierta por Osada Steve, cada lección y cada nueva atadura implican una mejor comprensión de lo que hago, de los motivos por lo que lo hago, y de lo que espero obtener haciéndolo

2015 supone un año muy intenso en cuanto a la formación recibida, y también un cambio en la forma de enfocar mi proceso personal dentro del shibari. Talleres y convivencia inmersiva con Hajime Kinoko y Pedro me hicieron asimilar aspectos técnicos, emocionales y energéticos inherentes al shibari

Fué también en el año 2015 cuando me decidí a abrir el Kinky Club en Gijón . Un espacio dedicado a la práctica y comprensión del shibari kinbaku

2016 estuvo marcado por la organización de la gira que el atador japonés Yagami Ren hizo por España, con talleres en Gijón y Madrid. Sus enseñanzas me mostraron la vía para explorar un shibari oscuro, intimista y místico a un tiempo

En 2017 conocí el "estilo Naka" de la mano de Isabelle Hanikamu. Una forma de entender y practicar el shibari que seguiré estudiando durante los próximos años.