Shibari: el arte erótico del bondage japones

Shibari: el arte erótico del bondage japones

Este mantra es familiar para quienes "estamos en eso del shibari". Es su definición corta, creo que acuñada por Midori a finales del Siglo XX.

Pero ¿qué significa cada uno de esos términos?

Tras años de madurar el concepto, y expresarlo en clases y talleres, me decido a poner por escrito el sentido que yo le doy al shibari.

Ésta es una opinión. La mía, la que tengo ahora. Observar, cuestionar y comprender son los caminos por los que llegué a estas conclusiones que, repito, son mías, propias, personales. Aquí las expreso y argumento.

Arte:

En el sentido que se da en "arte marcial" (術 jutsu) antes que el de "artes plásticas". Esto es: técnicas probadas a lo largo del tiempo, ordenadas en un sistema coherente y con una filosofía o código de conducta inherente.

Erótico:

En cuanto se refiere a la forma en que vivimos y expresamos nuestra sexualidad. Con lo que si, para mi el shibari es sexo.

Y en particular lo englobo dentro del Kink. Entendido como el conjunto de expresiones de la sexualidad que encuentran satisfactorias, en sus interacciones, prácticas comúnmente asociadas a lo contrario.

Bondage:

Como sinónimo de restricción. De retener e inmovilizar a una persona contra su voluntad, y hacerlo con el propósito de satisfacer un deseo sexual. Este concepto es importante, en cuanto a que sin restricción, para mi no hay shibari.

Japonés

Puede parecer obvio, se trata de una práctica nacida en Japón, creada por japoneses.. Pero no sólo es algo geográfico; es, fundamentalmente un hecho cultural.

El peso de su historia, espiritualidad, medicina y todos aquellos elementos que conforman su acerbo cultural impregnan cada uno de los aspectos del shibari y sirven de amalgama para unir y cohesionar los conceptos anteriores.


No hay una definición formal de shibari, y espero que siga siendo así. Sin embargo, manifestaciones basadas meramente en lo estético, en la exhibición del ego, los bonitos vestidos de macramé de cuerda sin restricción alguna, o aquellas técnicas nacidas de adanismo y el todo vale, para mi, ni son, ni se aproximan al shibari. Por mucho que pongan el palabro por todas partes y se disfracen de lo que creen que es japonés.