kami shibari

Mi estilo de shibari no se basa en las cuerdas, se basa en las personas. En adecuarse a cada individuo y situación en particular para convertir sus fortalezas en puntos débiles que explotar.

¿porqué convertir las fortalezas en puntos débiles si son fortalezas? ¿No sería más enriquecedor convertir las debilidades en fortalezas, y no al contrario?

Las fortalezas son certezas, corazas tras las que se esconde el ego. Mi aproximación al shibari pasa por sacar a la luz los deseos ocultos de la persona atada, deseos que residen en el subconsciente. En ese proceso he de identificar aquellos pilares en los que se apoya y quebrarlos para así, capa a capa, quitando barreras, profundizar en su humanidad al tiempo que alimento su deseo.

Convertir las debilidades en fortalezas es muy enriquecedor para la persona, pero es cada persona como individuo quien debe cultivarse para conseguir sustituir sus debilidades, confusiones y egoísmos en fortalezas por medio del auto conocimiento y la asimilación de la compasión, tanto hacia nosotros mismos como hacia los demás.

Sólo así podremos afrontar sin miedos aquellos demonios que se ocultan en nuestros corazones.

Para cerrar este texto, puntualizar que en ningún momento me refiero a una fortaleza competitiva y cuantitativa, sino a la que nace de aceptar las derrotas, recibir el sufrimiento y compartir la paz y la felicidad.