foto by sr interior, modelo artofsin

Este texto hace referencia ÚNICAMENTE a las cuerdas de fibra vegetal para la práctica del bondage japonés.

Hay bastante literatura en internet sobre cuales son las cuerdas más apropiadas para las distintas prácticas de bondage, y sobre cómo tratarlas. Algunos de estos textos son auténticas barbaridades, cosas escritas desde la ignorancia con vete tu a saber qué propósito. Otros pecan de adanismo celebrando la invención de lo que otros ya probaron y desecharon con anterioridad.

También es cierto, que las cosas cambian, evolucionan los materiales, las técnicas, los mercados y el acceso a los mismos.

Creo que es la tercera CUARTA vez que repaso este texto, más o menos cada 3 años lo reescribo y adapto añadiendo lo que aprendí por el camino. Estoy escribiendo esta versión en el año 2018, y en España casi toda la escena shibari utiliza yute, fundamentalmente tossa, algunos cáñamo, de cuando en cuando se ve algo de coco … hace 10 años, en España el cáñamo era lo más común, el yute era difícil de conseguir, del coco y el arroz sólo sabíamos por ilustraciones en libros.

Cuerda Vegetal

En el shibari se utilizan cuerdas de fibra vegetal, principalmente yute y cáñamo, pero también lino, coco, arroz, e incluso algodón…

En cuanto a los motivos para elegir cuerdas vegetales, a lo largo de los años escuché las siguientes historias:

  • Tradición y disponibilidad: en Japón es el tipo de cuerda que se utiliza desde siempre, y son fáciles de conseguir en cualquier mercado.
  • Transmisión de la energía Ki: al ser un material “vivo” transmiten mejor la energía ki que una fibra sintética.
  • Sensaciones y manejo: Las sensaciones sobre la piel de la persona atada, o la forma que se manejan a la hora de atar, ayudan a integrarse en el concepto global de shibari
  • Estética: sus torsiones y tono dorado forman parte de la estética característica del kinbaku

Cosas a tener en cuenta a la hora de elegir una cuerda para la práctica del shibari

Frecuencia de uso

Si vamos a utilizar las cuerdas ocasionalmente, y no vamos a dedicar mucho tiempo a cuidarlas entre medias, .. quizás lo mejor sea utilizar cuerdas de lino, o de tossa (variedad de yute originario de India), o alguna otra mezcla que resulte económica. Eso sí, recuerda que la fibra vegetal tiene una vida útil determinada (unos dos o tres años), pasada la cual se habrá vuelto quebradiza al secarse totalmente y no será apropiada para atar personas con sugerida.

Si por el contrario, vas a darles un uso intensivo… elige yute o cáñamo. Son fáciles de conseguir (en España) y su precio es razonable.

Tipo de uso

¿Vas a atar siempre en el suelo? ¿vas a lanzarte a suspender y hacer transiciones en el aire? … Por razones de seguridad obvias, las cuerdas de seguridad tendrán una menor vida útil, con lo que eso supone en euros. Si piensas en acrobacias, o quieres un plus de seguridad, quizás debas probar las cuerdas de yute con fibra sintética intercalada, mucho más duraderas y resistentes

¿Vas a enguarrar las cuerdas cada vez que las usas? ¿atas en barro, mermelada, o la sangre y otros fluidos te llegan a la cintura cuando terminas la sesión? … wow. . utiliza cuerdas lavables .. lino puede ser una buena opción … por su economía, quizás tossa

Tus habilidades

¿Tienes un nivel técnico aceptable, o estás aprendiendo? Siempre recomiendo a quien empieza que se compre unas cuerdas baratas. Son más baratas, y por experiencia propia y ajena, se que las primeras cuerdas suelen sufrir bastante y tener una vida más corta de lo habitual. Algo normal, si se utilizan para practicar, aprender y pulir la técnica. A medida que sepas manejarlas, y confirmes tu gusto y pasión por el shibari te compensará invertir en unas cuerdas “mejores”

¿Tienes unas manos fuertes o por el contrario son manos delicadas?.

Esto influirá directamente en el grosor de la cuerda que utilices. Cuerdas más gruesas requieren mayor fuerza para ajustar nudos y bloqueos. Una cuerda fina, muy buena para ataduras de suelo rondará los 5 - 6 mm … cuerdas de 8 mm y más, son para mi gusto, excesivas.

Nota sobre el grosor de la cuerda: los fabricantes europeos suelen indicar NO el diámetro de la cuerda, sino la medida que ajustan en la máquina trenzadora. con lo que no es una medida real. Suele haber ciertas diferencias entre lo indicado y el diámetro de la cuerda.

Técnica a utilizar

Con el conocimiento suele venir aparejada una técnica concreta, o un mix de varias. Según acudes a talleres con este, o aquel atador, o descubres cosas que te gustan y atraen más que otras y acabas decantándote por un estilo de shibari. El tipo de cuerda, su medida, y su acondicionamiento, deben adecuarse a la técnica que se va a practicar. No es lo mismo atar “estilo Kinoko” que “estilo Yagami Ren” por poner dos atadores con técnicas visiblemente diferentes.

Así, el estilo “ichinawa” utiliza unas cuerdas más finas y más “grasientas”, muy rápidas, muy manejables, que se pueden apretar y soltar rápidamente. Que caen con ese efecto “trapo” y vuelan como un látigo cuando las lanzan lejos de si.

Tiempo y ganas

¿Tienes tiempo, espacio y ganas para tratar las cuerdas?. No???? pues lo mejor que compres un pack listo para utilizar y te ahorras un montón de tiempo. Y cuando las veas feas o estropeadas, pues te compras otro y ya verás que haces con esas.

Primer tratamiento a una cuerda nueva

Has comprado tus cuerdas en bruto (raw) … y como buen nawashi te dispones a recorrer el camino desde su base hasta la cima … .

a partir de aquí me referiré al acondicionamiento de cuerdas de yute, ..pueden aplicarse a otras cuerdas vegetales, pero específicamente me refiero a yute

Lo primero que has de hacer es oler las cuerdas.

¿Huelen bien? como a pajar? perfecto, ¿Huelen a químico? como a petróleo? ops… el fabricante las ha impregnado con un aceite mineral para preservarlas y protegerlas de bichos varios en el proceso de almacenaje. Se trata de cuerdas destinadas a paquetearía industrial. En muchos sitios recomiendan hervirlas para “espumar” los aceites, pero con ese proceso el yute se deteriora notablemente. Hay atadores japoneses que las dejan una noche en remojo en sake de mala calidad, …

El aceite mineral empleado por algunos fabricantes puede contener elementos cancerígenos. Hoy en día en Europa hay fabricantes que ya hacen cuerdas especialmente para el bondage, exentas de aceites minerales por lo que no merece la pena utilizar “cuerdas petroleadas”

Cortar las cuerdas

Una de las preguntas comunes es ¿a qué medida se corta la cuerda? a continuación algunas respuestas

  • La medida que sea cómoda al atador (Osada Steve)
  • 4 veces la envergadura del atador (Yukinaga Max)
  • 6,10 metros (unidad de medida tradicional en Japón )
  • 7 metros (medida típica en la década pasada)
  • 8 metros (medida de moda actualmente)

Siendo prácticos, si estás aprendiendo es mejor utilizar cuerdas más cortas. Te serán más cómodas de manejar que unas más largas.

Ten en cuenta la proporción entre tus brazos y el perímetro de la persona que atas. Si tienes brazos cortos, pero atas a una persona voluminosa puede que te convenga tener unas cuerdas un poco más largas de lo que sería cómodo para ti.

Cuerdas muy largas nunca son cómodas. Te obligan a pasar muchos metros de cuerda cada vez que haces un movimiento. Así mismo, cuerdas muy cortas tienen el inconveniente de ir “empalmándose” cada poco, dejando nudos de unión que pueden ser molestos o anti estéticos.

Si quieres ser totalmente fiel a las tradiciones japonesas, la medida estándar era el tatami, que trasladado a sistema decimal da unos 6 metros

A la hora de cortar las cuerdas, es importante rematarlas con un nudo para que no se destrencen y pierdan toda la tensión. Un nudo sencillo, nada de coserlas, ni de poner piezas metálicas (que acabarán haciendo daño a alguien) ni de inventos raros. Un nudo sencillo, si se te desata, lo vuelves a atar. Es importante que este nudo no sea muy gordo, que no te bloquee las cuerdas cuando las estas pasando en medio de una atadura. Pero tampoco tan fino que impida sujetar la cuerda al unirla con otra o al finalizar la figura.

Romper la fibra

La resistencia de una cuerda viene marcada por la longitud de las fibras que la componen (mas largas mas resistencia), la dirección de su torsión (S o Z), el número de hilos que la forman, y la densidad de su trenzado (número de vueltas por cm) … Esto hace que cuerdas con “fibra larga” sean un poco más rígidas al principio, difíciles de manejar.

Para suavizarlas se pasan varias veces por una superficie roma (una pata redonda de un mueble) manteniendo la tensión para quebrarlas y ablandarlas

Pelillos

Las cuerdas de fibra vegetal sueltan eso, fibra .. .les salen pelitos, a unas más, a otras menos… pero todas son peludas … quitar el exceso de fibra es muy recomendable … por una parte, acabará dejando la ropa perdida de pelos, pueden llegar a ser molestos sobre la piel de la persona atada, …

Hace años. había un dicho entre atadores japoneses, … se reconoce la buena técnica de atado cuando, tras una sesión, no hay pelitos en la ropa del atador.

Para quitarlos lo mejor es pasar la cuerda por una llama azul (de gas). Sea un camping-gas, una cocina de butano, o un soplete (sin pasarse) … el proceso es sencillo, se pasa rápidamente la cuerda por la llama chamuscando los pelitos pero sin llegar a quemar la cuerda en si.

Nota: No utilices velas, sueltan hollín que tiznará la cuerda de negro y le dejará olor a campamento.

Encerado

La fibra vegetal está viva, y debes cuidarla como si de tu piel se tratase. El encerado tiene dos funciones, facilitar el manejo de la cuerda, ayudándola a deslizarse, y protegerla, prolongando su vida útil.

Se puede utilizar cera de abeja, o CERAS vegetales. Y no confundamos este proceso en el aceitado, donde se utilizan aceites y grasas. Se aplica una mínima cantidad de cera a la cuerda, cuidando que no penetre en el interior de la misma. Las ceras con el tiempo se ponen rancias, y no queremos que la cuerda huela a rancio.

Este proceso sólo se hace una vez , antes de utilizar la cuerda por primera vez. No se suele repetir a menos que tengamos que lavar la cuerda.

Acondicionado / Aceitado

Una vez hemos utilizado un par de docenas de veces la cuerda encerada conviene empezar a cuidarla. En este caso buscamos que los aceites que vamos a emplear si lleguen al corazón de la cuerda para actuar en todo su cuerpo.

Se suelen perseguir varios fines al acondicionar una cuerda

  • Olor: impregnar las cuerdas con aceites aromáticos que suelten todo su aroma al recibir el calor de un cuerpo
  • Higiene: Aceites que actúan como bactericidas son aconsejables. Las cuerdas entran en contacto con fluidos, con el suelo, recogen células de piel muerta, cabello …
  • Cuidado: Hay aceites que protegerán a la cuerda de los rayos UV, de los cambios de humedad, o del mismo desgaste … no está de más mimarlas

Para medidas y dosis, la mejor referencia que puedes tomar es tu propia piel cuando te das un aceite o una crema. No debe quedar ni seco ni grasiento.

Lavado

Se lavan las cuerdas?
Respuesta corta: No. Respuesta larga: con mimo y cuidado, si .. y siempre siendo consciente de que esas cuerdas en particular ya pasaron por la lavadora

Para lavar las cuerdas no hace falta complicarse mucho. Mételas en una funda de ropa (como las de lencería de los hoteles) . Mete la funda en la lavadora, pon el programa más suave y corto, con el agua fría. Sin jabones ni detergentes. Con este proceso las cuerdas soltaran en el agua la porquería, y no sufrirán excesivamente en el tambor de la lavadora.

Para secarlas, debes dejarlas en tensión. Muy importante, de otra forma se destrenzarán. Déjalas en un lugar bien aireado y protegido de la luz solar. Tardan en secar. Por fuera pueden parecer secas, pero en su interior siguen húmedas … cuenta con una semana … Repasa la tensión de las cuerdas cada día.

Almacenamiento

Si utilizas las cuerdas a diario lo mejor es colgarlas de una vara (como las de los quimonos) o una percha … estiradas, oreando en un sitio fresco, ventilado y protegido de la luz solar.

Para el resto de los mortales. EVITA EL PLÁSTICO, las cuerdas vegetales necesitan respirar, en una bolsa o caja de plástico acabaran criando moho, o cosas peores. Un buen sito es un cajón de madera, una cesta de mimbre tipo las de la ropa sucia …
Si el uso es relativamente frecuente, puedes guardarlas en madeja. Si el uso es ocasional deberías guardarlas en tensión, por ejemplo, enrolladas en un bote o tubo rígido

Algunos consejos

  • No emparanoiarse. Para inmovilizar a una persona sirve cualquier cosa. Un cinturón, un cable, un cordel de plástico … al final, lo importante es lo que como atador transmites y percibes, más que tu técnica, y por supuesto, mucho más que tus herramientas
  • Cuida tus cuerdas, tenlas bien guardadas, bien enrolladas, limpias, evita que anden por el suelo, mata a quien las pise … son tu vínculo con la persona atada y tu carta de presentación como atador.
  • No todas las cuerdas son iguales, ni vas a obtener los mismos resultados con unas que con otras. Si puedes, prueba varios tipos y decide ..
  • Ojo, últimamente se están comercializando, vía Aliexpres, y vendedores locales carentes de escrúpulos, cuerdas que no ofrecen ninguna garantía ni sobre el origen de la planta (terrenos contaminados? cultivo transgénico? países que son todo menos tolerantes?) nula información sobre el proceso (procesos químicos? trabajo infantil? derechos laborales?) ni sobre las propias características técnicas del material (año de producción, tipo de trenzado, variedades empleadas) .... claro, que no se puede esperar mucho de una cuerda que se venda a 0,02€/metro …

Mi elección personal

Después de probar muchos tipos de cuerda, me decanto por el yute blanco europeo. Con diámetro de 6 mm (visualmente mas fino), acondicionadas con cera de jojoba y cortadas a 4 veces mi envergadura, que vienen a ser algo menos de 8 metros. Utilizo la misma cuerda para todo, cuerpo, pelo, lineas de vida . Usualmente llevo en la bolsa un set de 8 cuerdas iguales + dos mas cortas y otras dos mas finas.

En talleres y clases, pongo a disposición de mis alumnos cuerdas de tossa de 5 mm con una longitud de 6 metros. Muy manejables y con ellas los nudos quedan siempre muy bonitos.