Blog

Este fin de semana fue agotador en el Kinky Club con casi 12 horas de actividad continuada. Comenzamos la jornada con un Homecoming, que no es otra cosa que una actividad para quienes quieren conocer el shibari.

Conocer no es lo mismo que aprender, ni tampoco practicar. Son conceptos diferentes. Cada cosa a su tiempo. Nunca me pareció sostenible la idea de querer aprender (ya no digo dominar) algo que no conoces ni entiendes.

Y esa es la filosofía de los salones etiquetados como “homecoming” , mostrar en la medida de lo posible qué es el shibari, cuál es nuestra visión particular, y tratar de transmitir de forma fiel la manera en que lo vivimos.

Creo entender que estamos en el buen camino. Mostrando que shibari es mucho mas que cuerdas, que no se trata de atar patrones complejos. Que para nosotros es sentir y compartir los sentimientos, sin filtro ni autocensura.

Y mensajes como el de una de las participantes me reafirman en esta idea.

“Cuando una cree que entiende de reciprocidad en relaciones y se adentra en la intimidad de dos. Un lujo de Taller de Homecomming de Shibari. Continua ignorancia que despierta curiosidad por aprender.”

El sábado maratoniano continuó tras la cena con el Shibari Salón en si. Contando con la asistencia de varios socios del Club y los participantes en el homecoming. El tema de la velada: 勝負 (shoobu)

Hace unos años Bingo Shigonawa publicó una adaptación al shibari de las normas cívicas y convivencia imperantes en Japón durante el periodo Edo. En cuanto lo leí me pareció un compendio de buenas practicas y modales muy válido para el día a día en cualquier espacio donde se practique shibari kinbaku.

Con permiso de su autor, y a petición suya incluyo el texto original en japonés, hice una traducción al castellano, a la que ahora añado unos comentarios para ponerlo en contexto y de paso, que sirva de referencia a la hora de participar en las actividades que programo en el Kinky Club

【江戸しぐさ】 (edo shigusa) Buenos modales en el periodo Edo

Estos son los principales gestos de cortesía【主なしぐさ】(omona shigusa) establecidos en Japón durante el periodo Edo 【江戸時代】(Edo jidai)

apertura nuevo local del Kinky Club

Ahora, a poco más de una semana de inaugurar un nuevo local, veo la enorme distancia que me separa de cómo yo, y el propio Kinky Club , eramos hace unos meses.

hydrangea

Durante este verano (2018) estuvimos inmersos en una divertida locura que llamamos Shibari Summer Camp . Durante dos meses, mantuvimos la activiad “non-stop”; clases particulares, prácticas, sesiones privadas y de fotografía se sucedieron sin apenas tiempo para procesarlo.

Ahora, a unos días del cierre, y con la lluvia golpeando los cristales del nuevo dojo empiezo a repasar notas y fotos y veo la conveniencia de compartir públicamente algunas de las experiencias vividas durante este verano.

No suelo compartir las sesiones privadas que llevo a cabo, pero cuando las personas participantes me remiten feedback, me es mucho mas fácil explicar mi estilo y forma de entender el shibari kinbaku con sus palabras que con las mias.

Es por ello que, a lo largo del otoño publicaré en este blog los comentarios y sentimientos meditados que me enviaís con posterioridad a la sesión. Unicamente alteraré los textos para preservar la identidad de las personas participantes.

teppo shibari

Práctica 01 - 円 (maru) Círculo

En tiempos de crisis, cuando nos acercamos a la guerra o cuando una catástrofe está por suceder, los artistas deben tomar una decisión. Necesitamos elegir nuestras pasiones, tenemos que decidir dónde podemos hacer más bien con nuestro arte y nuestra escritura. El círculo es un recordatorio de que cada momento no es solo el presente, sino que incluye nuestra gratitud al pasado y nuestra responsabilidad hacia el futuro. Puede moldear nuestra conciencia e inspirar nuestras acciones.

Kazuaki Tanahashi

Tomo esta frase del reconocido calígrafo japones Kazuaki Tanahashi como reflexión inicial para la primera práctica dedicada la Yagami Ren Ryu. Será el círculo el concepto a trabajar.

shodo

Han pasado ya unas semanas de la visita de Yagami Ren al Kinky Club, pero su efecto perdura. No era ningún disparate referirnos a él como “tsunami-ren”. Al igual que las fuerzas de la naturaleza su efecto puede parecer devastador, pero entraña un regalo de vida y crecimiento. Nuevamente el Loto como metáfora, floreciendo impoluto en medio del agua estancada, representando con precisión los procesos internos que vivo.