(Tiempo estimado: 1 minuto)
consejo para atar los pies juntos

Un consejo para aquellas ataduras en las que juntamos los pies.

 

Muchas veces vemos ataduras en las que los pies están juntos. En estos casos debemos prestar atención a un detalle: evitar que ambos pies queden a la misma altura.

Si los pies están juntos, los huesos del pié y del tobillo pueden presionar uno contra otro, resultando incómodo y molesto. Lo que derivará en una sesión menos satisfactoria.

Para evitarlo, bastará con desplazar un poco uno de los pies hacia adelante o hacia atrás, aprovecha do su forma anatómica para encajarlos en una posición más cómoda. Así eliminamos las distracciones y ganamos en estabilidad, al tiempo que las personas con vulva obtendrán un plus de estimulación.

Estos y otros aspectos se tratan en el Curso online de Anatomía Aplicada a la Restricción en el Shibari.