Taller Kinbaku Luxuria - Gijón - Diciembre 2017

  • 1

Shibari y fotografía

  Viernes, 20 Enero 2017

¿Cuántos tipos de sesión de shibari hay? … una de esas preguntas que la gente se hace en cuanto empieza a ver el bondage japonés como algo más allá de un mero fenómeno ocasional y se plantean sentir en carne propia la experiencia

Por haber, hay tantos tipos de sesiones como de personas y circunstancias se den … aunque lo mas habitual es que las sesiones se engloben bajo alguno de estos estilos generales “erotic shibari”, semenawa, shibari para foto, atar para follar, o acrobacias …

Salvo semenawa, que cada maestro interpreta como le viene en gana, el resto son fáciles de entender y saber, mas o menos, que esperar de la sesión

Está claro, que la intensidad, la conexión emocional, o la tensión sexual no se pueden mantener de igual forma en un encuentro privado con la persona que amamos que en un estudio fotográfico rodeados de desconocidos midiendo la luz.

Pero ninguno de esos elementos disonantes es motivo suficiente para que la sesión deje de ser “shibari” en todo momento. Quien ata debe saber mantener la conexión, gestionar la sesión y a la persona atada sea en un club nocturno haciendo una demo, sea en el salón de su casa haciendo unas castas fotos para facebook

Personalmente, me horrorizan esas sesiones de fotografía en las que ves a la modelo realmente confortable con sus ataduras, exhibiendo todo su ego ,y todas sus carencias humanas … me parecen algo vacuo, carente de todo interés mas allá de la paja, física y mental.

La fotografía llama, y es puerta de entrada al mundo del shibari para mucha gente. Casi todos conocimos el bondage japones por medio de fotografías .. .en mi caso, aun recuerdo las primeras imágenes de Norio Sugiura frecuentando mi escritorio años antes de tocar una cuerda.

La fotografía, bien como fotógrafo (que es una de mis muchas profesiones) bien atando, o bien como modelo, es un arte que me acompaña y del que disfruto desde mi tierna infancia.

Congelar un instante en una imagen, poder volver a ese momento, rememorar los sentimientos, las emociones. .. recordar el olor de su cuerpo y comprobar, una vez más, que el sufrimiento es una magnífica materia prima para el arte.

Pero en ocasiones las fotos engañan, y las de shibari no son una excepción. Para empezar, no sabemos cómo están hechas, que “trampas” hay detrás … tampoco transmiten emociones ni sensaciones. Bajo su cara absorta, la modelo puede estar acordándose de la madre del atador …

Y, no me cansaré de repetirlo, las fotografías no sirven para aprender shibari .. ni siquiera sirven para aprender una atadura en particular .. pueden ser un buen recuerdo, una ayuda .. pero nada mas …

Las fotos que ilustran esta entrada están tomadas en el Foto Club celebrado en Noviembre en el Kinky Club de Gijón y curiosamente, salió un bonito tributo a la fotografía clásica de las revistas estilo Kitan Club … la atadura sujetando el pelo hacia arriba me quedó muy “Urado”

  • Modelo: Jheni C.
  • Atador: Sr Interior
  • Fotografía: Beaatravésdelespejo